Muchas veces nos pasamos semanas, meses e incluso años preparando un examen. Puede ser un examen de esa asignatura complicada de la carrera, el examen de oposiciones, selectividad o aprender inglés. Cualquier examen que para nosotros sea importante aprobar requiere mucho esfuerzo, dedicación y concentración. Luego nos presentamos pensando que lo hemos dado todo, que lo tenemos muy bien preparado y al final, al ver la nota, pensamos que no ha servido para nada todo nuestro trabajo, nos sumimos en una profunda frustración y nos empezamos a plantear si queremos o no volvernos a presentar.

Desde aquí os queremos decir que la frustración sólo sirve para haceros más fuertes. En el aprendizaje de idiomas, lo importante no es el tiempo que se le haya dedicado o de si se sabe o no la gramática, sino muchas veces es cuestión de entender lo que está escrito o lo que te están diciendo, por ejemplo es un examen de listening de inglés. Da igual que en vez de diez horas le hubiéramos dedicado cuarenta por que el resultado no iba a variar demasiado.

Lo importante es saber combatir la frustración, ser capaces de dejarla a un lado y seguir con nuestro aprendizaje. Por ello, y porque sabemos que en el aprendizaje de idiomas la frustración juega malas pasadas, os vamos a dar unos consejos para saber evitarla.

1) Se automático. Decide lo que quieres conseguir, cómo lo quieres conseguir y márcate las pautas de trabajo desde el principio y repítelas día tras día.

2) Piensa siempre a medio o largo plazo. Aprender inglés, por ejemplo, no se hace en un mes sino que es proceso que conlleva tiempo y dedicación. Por eso, tenlo claro desde el principio ya que el hecho de ver como pasan los meses y que el avance es mínimo suele conllevar una pequeña frustración pero si lo tienes claro desde el principio, tómate tu tiempo y llegará un momento en el que el inglés ya lo tengas dominado y puedas empezar con otro idioma.

3) Tómatelo con humor. Si ves que estás intentando indicarle a una persona de habla inglesa el camino al ayuntamiento y que ella no es capaz de entenderte, no te frustres por ello. Ríete del momento, piensa que la próxima vez lo harás mejor y que simplemente vas a tener que dedicarle un poco más de tiempo a hablar en inglés, pero no te eches la culpa ni pienses que lo has hecho mal.

4) No pienses en el tiempo que te está llevando el aprender inglés, sino más bien fíjate en lo orgulloso que vas a estar cuando lo tengas 100% dominado, te habrá llevado uno, dos, tres o incluso más años, pero todo el esfuerzo que hayas hecho, habrá valido la pena.

5) No te centres en autoevaluarte todas las semanas, muchas veces la evolución se ve en periodos de tiempo más largos y por tanto necesitas meses o incluso años para darte cuenta de que sin apenas enterarte, cada día has ido aprendiendo un poco más de inglés.

6) Ante la frustración es bueno el descargar tensión, apúntate al gimnasio, suda lo más que puedas y cuando vuelvas a coger el libro de inglés te sentirás como nuevo y con muchas ganas de aprender cosas nuevas.

Centro de Idiomas de la Cámara, tu academia de ingles en A Coruña